Los vecinos exigen que se acabe con la escombrera ilegal de Las Vaguadas

Los terrenos entre esta urbanización y la barriada de Llera están cubiertos por toneladas de ripios: los vecinos denuncian que siguen aumentando.

Hace dos años eran unos terrenos que muchos vecinos de Las Vaguadas y Llera utilizaban para pasear, correr o salir en bicicleta. Ahora es una gran escombrera ilegal a solo 100 metros de sus casas. Los vertidos de ripios se han ido incrementando en esta zona y los vecinos están hartos. Piden una solución y una limpieza de las parcelas.

«Cada semana aparecen montones enormes de restos de obra. Eso no lo trae una furgoneta, son camiones que hacen lo que quieren impunemente y nosotros vivimos al lado de un vertedero». Se queja Vicente Vázquez, uno de los vecinos de Las Vaguadas más próximos a la escombrera.

El problema afecta a toda la urbanización porque se trata de unos terrenos que rodean a Las Vaguadas y hay vertidos en todos los puntos. La zona con más ripios sin embargo es el camino de este barrio hacia La Banasta.

«Antes había mucha gente que se metía, con la bici por ejemplo pero ahora es ir entre ladrillos, cristales y de todo y es una suciedad que está al lado de las casas», se lamenta Rosa Martín, también residente en esta urbanización.

Fuente de la noticia: HOY

Leer más ...

La policía previene los robos en las urbanizaciones con patrullas

Esta presencia ha permitido que este verano se reduzcan.

La Policía Local de Badajoz, aprovechando que su presencia se puede hacer menos necesaria en el centro de la ciudad en los meses estivales, ha establecido un patrullaje preventivo en las urbanizaciones periféricas para evitar el robo de viviendas que en estas fechas se quedan vacías porque sus moradores se van de vacaciones. Según fuente policiales, esta decisión ha hecho que se reduzcan este tipo de delitos en las últimas semanas, a diferencia del año pasado por estas mismas fechas, cuando se produjo un repunte.

La presencia preventiva, que se extenderá hasta el 15 de septiembre, se dirige a zonas como las Vaguadas, Los Lebratos, la Atalaya y la Dehesilla de Calamón. Buena parte de las casas de estas urbanizaciones se han convertido en domicilios habituales y han dejado de ser segundas viviendas.

Las mismas fuentes señalan que en ocasiones los ciudadanos alertan de la presencia de personas extrañas merodeando en las inmediaciones de las viviendas de estas urbanizaciones, y avisan a la policía llamando por teléfono. El hecho de que un coche policial se haga visible por la zona, alerta y ahuyenta a los posibles delincuentes que puedan estar revisando las condiciones de seguridad de las viviendas donde se plantean entrar.

Fuente de la noticia: El Periódico de Extremadura

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS

Log In

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?